Relaciones sexuales dolorosas

 

Por Ellen Johnson y Lone Hummelshoj

El dolor durante o después de la relación sexual es un síntoma común para las mujeres con endometriosis. Desafortunadamente, con mucha frecuencia causa a las parejas dolor emocional inmenso y confusión. Parte de esto se puede evitar teniendo comprensión sobre el problema, una mejor comunicación, y un poco de experimentación.

Aproximadamente un 50% de las mujeres con endometriosis se quejan de relaciones sexuales dolorosas.

El dolor de las relaciones sexuales ha sido descrito como agudo, apuñalamiento, pinchazos o un profundo dolor para la mujer. Se extiende en intensidad de leve a insoportable. Se puede sentir durante el coito, hasta 24-48 horas después del coito, o ambos. Algunas mujeres experimentan dolor con cualquier forma de cópula, pero otras experimentan solamente con la penetración profunda. Algunas mujeres sienten dolor sólo en ciertas épocas del mes o durante el período, mientras que otras lo sienten durante todo el mes.

Ese es el reto con las mujeres con endometriosis:
¡Nuestra enfermedad no es predecible!

Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia)

El coito doloroso suele ser causado por el estiramiento y tirón de implantes endometriales y nódulos ubicados detrás de la vagina y el útero inferior. A veces, es causada por la sequedad vaginal como resultado de un tratamiento hormonal o una histerectomía en la que los ovarios se han eliminado.

Tratamiento del dolor durante el coito

Tratar con relaciones sexuales dolorosas puede ser una tarea difícil y emocional. Necesita una comunicación abierta y honesta entre usted y su pareja. También necesita que ambos sean pacientes y comprensivos uno con el otro. En particular, es necesario desarrollar una conciencia de la situación y de los sentimientos del otro. Sin estos esfuerzos, tratar con el problema puede degenerar rápidamente en un campo de batalla emocional.

Comunicarse: es difícil pero esencial

Como una mujer con endometriosis necesita explicar a su pareja la naturaleza de su dolor, y cómo le afecta, física y emocionalmente.

También necesitas hablar de cosas como:

– Su necesidad de amar y ser amada
– Su miedo a las relaciones sexuales
– Su miedo a la intimidad que puede conducir a relaciones sexuales
– Su culpa por no poder tener relaciones sexuales
– Su culpa por dejar a su pareja
– Su miedo a perder la relación con otra persona, y
– Su temor de que su falta de voluntad para tener relaciones sexuales se interpretará como una    señal de rechazo.

Al mismo tiempo, tu pareja necesita hablar de cosas como su necesidad de amar y ser amado, las frustraciones por no poder tener relaciones sexuales contigo, el miedo a lastimarte, la frustración por tu alejamiento emocional durante los momentos de intimidad y miedo de ser rechazado.

Una vez que haya discutido y resuelto algunos de estos problemas, tendrá las bases para avanzar y encontrar formas de resolver el problema.

Los terapeutas sexuales también pueden ayudarle con esto.

Experimenta (y echa un vistazo a la época del mes)

Con un poco de experimentación, puede ser capaz de encontrar maneras o momentos en que puede tener relaciones sexuales. Si es apropiado, pruebe a experimentar con diferentes posiciones.

Algunas mujeres son capaces de disfrutar de relaciones sexuales si es poco profunda, o si se utiliza la penetración lenta y suave. Usted puede intentar probar con juegos preliminares y lubricantes artificiales. Algunas mujeres son capaces de tener relaciones sexuales placenteras si hay un montón de preliminares para estimular los lubricantes naturales en la vagina o si se utiliza un lubricante.

Del mismo modo, puede ser apropiado intentar experimentar con el momento de la relación sexual. Algunas mujeres encuentran que el coito es placentero en ciertas épocas del mes, como en la semana después de la ovulación o en el período de dos semanas después de tener un período. Si puede identificar los momentos en que la relación sexual es libre de dolor, haga de esa época del mes un momento especial para disfrutar de la intimidad juntos.

Seguir hablando…

Si experimenta dolor durante el coito, es importante que le diga a su pareja inmediatamente, para que pueda detenerse. Tratar de ocultar el dolor suele resultar en que inconscientemente se retire de él, lo que puede ser percibido como rechazo. Aunque no lo es.

A largo plazo, puede conducir a la vacilación de su parte con respecto a cualquier coito, que pondrá el estrés innecesario en la relación. Es mejor ser abierto y honesto en ese momento, para que usted y su pareja puedan aprender qué situaciones generan dolor. De esa manera usted puede aprender qué situaciones evitar, para que ambos puedan tener intimidad placentera y satisfactoria juntos.

Encontrar alternativas

Incluso con la experimentación más paciente y sensible, algunas mujeres no podrán experimentar relaciones sexuales sin dolor debido a su endometriosis. Si este es el caso, es necesario experimentar para encontrar otras formas de compartir la intimidad y el amor  (después de todo, el coito no es la única manera de ser íntimo.)

Acostarse en la cama juntos, besar, abrazar, sostener, acariciar, masajear y mutuamente masturbarse puede ser tan placentero como el coito si lo desea.

 

Link: http://endometriosis.org/resources/articles/painful-intercourse/

Traducido por: Patrizia Paradis