¿La endometriosis está en tu mente?

Por Robert Albee Jr. MD

 

En este artículo de opinión quiero abordar el impacto psicológico de la endometriosis no diagnosticada en las mujeres jóvenes.

Cuando se discute la endometriosis entre los profesionales de la salud, uno de los problemas más sistemáticamente pasados ​​por alto es el impacto psicológico de la enfermedad en las pacientes más jóvenes (especialmente en las adolescentes).

De acuerdo a mi experiencia me he dado cuenta que toda la humanidad es generalmente compasiva hacia los jóvenes con enfermedades o lesiones; sin embargo, esto no es así para muchas de las mujeres jóvenes que están incapacitadas por el dolor de la endometriosis.

La dura realidad es que a menos que tengan un familiar o un profesional de la salud que crea y permanezca con ellas en el curso determinado para comprender la razón del dolor, estas mujeres jóvenes a menudo se enfrentan a cambios dramáticos en sus vidas una vez que los síntomas de la endometriosis se vuelven severos.

 

¿Por qué hay un retraso en el diagnóstico de la endometriosis?

Antes de describir los resultados naturales de la falta de diagnóstico de la enfermedad en estas vidas jóvenes, me gustaría examinar brevemente las razones por las que a menudo el diagnóstico de la endometriosis tarda entre 7 a 10 años.

La endometriosis crea una multitud de síntomas diferentes, y cada paciente tiene su propia combinación única de estos síntomas. Aunque hay un subgrupo de mujeres que no tienen dolor a pesar de lo grave de la enfermedad, el grupo en el que yo me estoy concentrando tiene síntomas severos e incluso incapacitantes que pueden surgir de lo que sería quirúrgicamente referido como “enfermedad leve”.

Estos síntomas a menudo transforman a una niña despreocupada, entusiasta y feliz en una persona temerosa cuya autoestima parece ser cada vez más baja con cada mes que pasa. Los padres dicen con regularidad: “Ella no es la misma niña feliz y sin preocupaciones que siempre hemos conocido. No sabemos qué le ha pasado”.

 

Aquí están mis observaciones sobre lo que (de hecho) le ha sucedido a ella:

En primer lugar, la joven está teniendo ahora que enfrentarse a los síntomas incapacitantes, y nadie le está proporcionando una respuesta para comprender la razón de sus síntomas.

Además: nadie le ofrece ninguna esperanza para recuperar su vida anterior.

Algunas se estigmatizan como niñas que simplemente no pueden “manejar” un período menstrual. A menudo porque los tampones duelen, ella se siente avergonzada porque no puede utilizarlos para actividades simples como nadar, etc.

Los viajes a la enfermería de la escuela y al pediatra empiezan a sumarse. Cuando no surge ayuda, la esperanza se atenúa aún más.

Los días perdidos de la escuela también se suman hasta que los desafíos escolares crecen y las amistades se vuelven más difíciles de mantener.

Como resultado, muchas de estas mujeres jóvenes terminan suspendiendo los deportes que han disfrutado porque la actividad sólo acentúa su dolor.

 

El frustrante viaje hacia un diagnóstico y tratamiento de la endometriosis

Algunas visitas a los médicos pueden resultar en presuntas terapias que regulan la producción normal de hormonas. Muchas veces hay efectos secundarios significativos de los medicamentos, que la obligan a elegir entre su dolor y los efectos secundarios de un medicamento que puede o no ayudar a los síntomas y, por supuesto, no erradicar su enfermedad subyacente.

En algún momento de estas visitas, un médico descuidado o proveedor de atención médica sugerirá que “Todo está en su cabeza”. Con el tiempo muchas pacientes comenzarán a preguntarse si de alguna manera están inventando esto. Lamentablemente, los padres no saben qué pensar y pueden comenzar a dudar de sus hijas también.

 

Enfrentando la sala de emergencias local

Por último, probablemente se verá obligada a reunirse con los proveedores de atención médica de la sala de emergencia local debido a un episodio de dolor intenso.

Los proveedores de atención médica en las salas de emergencia son responsables si no descartan primero todo, desde la apendicitis hasta el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual.

Esto significa que nuestra joven paciente se verá obligada a someterse a un examen, pruebas de embarazo, cultivos, análisis de sangre y, generalmente, un ultrasonido o tomografía computarizada. Cuando todo está hecho y no se proporcionan respuestas, excepto que no tiene ninguna de las anteriores, deja la sala de emergencia con la cabeza baja y algunos medicamentos para el dolor. Peor que eso, ella se siente físicamente agredida por la experiencia.

Para la paciente, la experiencia no es muy diferente a la de ser agredida físicamente en cualquier otro lugar.

 

Mi experiencia con mujeres jóvenes con endometriosis

A menudo veo a pacientes que ni siquiera pueden creerme cuando les ofrezco esperanza. Algunas son suicidas, algunas están enojadas, y algunas simplemente están tomando medicamentos para el dolor y tratando de sobrevivir.

Escribo este artículo como una súplica a nuestra profesión y a la industria de la salud para mejorar el diagnóstico temprano de la endometriosis.

 

La mayor parte de ese esfuerzo es realmente sólo un enfoque específico en la educación.

Creo que debe comenzar a nivel de nuestras instituciones educativas:

  • nuestras escuelas de medicina;
  • programas de residencia en ginecología, pediatría y medicina familiar;
  • nuestras escuelas de enfermería.

 

El diagnóstico y la intervención tempranos pueden preservar la calidad de vida y reducir la morbilidad de la enfermedad, la infertilidad y la sintomatología progresiva.

Por encima de todo: ¡por favor, crea a nuestras mujeres jóvenes cuando dicen que están sintiendo dolor!

 

El autor

Robert B Albee Jr, MD FACOG ACGE, fundó el Centro para el Cuidado de la Endometriosis en 1990 y ha dedicado su tiempo profesional al tratamiento de pacientes con endometriosis casi exclusivamente desde entonces. El Dr. Albee ha tratado quirúrgicamente la enfermedad a través de la escisión Laparoendoscópica meticulosa (LAPEX) en más de 2.500 pacientes. Su pasión es ver que la endometriosis sea mejor entendida entre sus compañeros y estar consistentemente tratando de manera que pueda devolver una calidad de vida aceptable a un porcentaje muy alto de pacientes. El Centro para el Cuidado de la Endometriosis y el Dr. Albee se han ganado la acreditación COEMIG.

 

Link del artículo original: http://endometriosis.org/news/opinion/albee-is-endometriosis-all-in-your-head/

Traducido por: Patrizia Mtz.